Fotografía por Aníbal Santos Gómez

miércoles, 6 de enero de 2010

El Principio

No soy de esas chicas que suelen presentarse.Simplemente sonrío.
¿Por qué?Supongo que si hablo,las palabras se me escapan y eso me incomoda.En cambio,cuando comparto sonrisas con extraños me siento bien.

Sentada en el metro,alguien se sienta enfrente,lo miras,te mira,le sonríes,él sonríe,ves el hilo conductor entre las dos muecas,y sonríes más.
Inconscientemente,ese hilo te sigue a lo largo del día y,al cruzarte con otras personas,lo lías tanto que parece una madeja.Teseo.Sigues y sigues,cruzas calles,y sigues.No sueltes el hilo.Te paras.Miras al otro lado de de la avenida,cruzas.¿Volverás?Caminas cada vez más rápido.Izquierda,derecha,
izquierda,derecha.¿Vendrás luego tú a salvarme?Echas a correr,miras atrás,pero sigues corriendo.Te caes.Miras tus manos lastimadas y encuentras un ovillo deshilachado que,burlón,se aleja rodando.


Sí,claro.Claro que volveré a salvarte.



Sonríe,encantada de conocerte.

4 comentarios:

  1. Y sí, Victoria, vuestro comentario sonó ligeramente mal (igualmente, me encantó xDD)

    ResponderEliminar
  2. La pobre tuvo un final bastante triste con Teseo,pero luego se dio a la bebida junto con Dionisio,lo cual lo mejoró bastante xD

    ResponderEliminar